Correspondencias de Ultramar #3

Texto de Sala:

Correspondencia de Ultramar *3: Pep Vidal & Armando Rosales

Sala Mendoza, Caracas. Del 19/08 al 07/10/2017.

Me acuerdo

(continuará…) Georges Pérec en Me Acuerdo (1)

 

La fórmula del ‘me acuerdo’ ha venido siendo utilizada desde los años setenta como un experimento vanguardista, primeramente ideado por Joe Brainard y después popularizado por Georges Perec, a quien se atribuye su éxito literario. Cada frase inicia con un ‘me acuerdo’, un ejercicio memorístico con el que su autor colecciona recuerdos, imágenes, que transitan afectos, trivialidades y hechos consumados ya sea de la vida privada que pública.

En sala, encontramos diez series de ‘me acuerdos’, que coinciden con las impresiones de Armando Rosales al recordar cinco obras de la trayectoria de Pep Vidal, y las de Pep al hacer lo propio con las de Armando. Este ejercicio, que forma parte del proceso de familiarización de los artistas con el trabajo del otro, revela que no hay descubierta sin reconocimiento; los artistas, al considerar el trabajo del otro, empiezan por identificar intereses y procesos de trabajo que delatan proximidades y puntos de encuentro.

“Me acuerdo de todas las historias en las que alguien quiere evitar un cambio” escribe Armando Rosales recordando la obra { } (2013) de Pep Vidal. La práctica artística del artista catalán tiene justamente que ver con los cambios infinitesimales, es decir, con los cambios que tienen lugar cuando en apariencia todo continúa igual. Sin embargo, la cadena de consecuencias a razón de estos cambios, por mínimos que sean, resulta caótica y casi infinita, como el mismo Pep, PhD en física, advierte.

Gillo Dorfles (2) se preguntaba sobre el peso que la investigación científica pueda tener en la evolución de la creatividad humana y reivindicaba el pensamiento simbólico, mítico, como aquel capaz de revelar al hombre las más complejas realidades de la existencia humana, pero no sólo en su aceptada aplicación a las ciencias sociales sino especialmente en el campo de las ciencias naturales.

El trabajo de Pep parte de una inquietud científica pero al someterse al experimento, deviene forma artística. Lo comprobamos en sala, donde un mismo elemento – un adhesivo de cara sonriente – adopta diferentes configuraciones y nos ofrece diferentes conocimientos: una matriz ordenada que nos permite reconocer la figura geométrica de un rectángulo versus una matriz desordenada que nos remite a la idea de caos. O su colapso, es decir, su coincidencia (y destrucción) en un mismo lugar.

“Un sistema, sea del tipo que sea, por lo que sea, colapsa” nos dice Pep (3) y sin poder dejar de atribuir cualidades humanas al sistema matriz que nos ocupa, presentimos el fracaso de su bienestar. La repetición incesante de caras sonrientes adquiere de este modo un cariz de resistencia y agotamiento que pudiéramos relacionar con la teoría sobre el Síndrome del estrés o Síndrome de Adaptación General (GAS) elaborada por el Dr. Hans Selye.

“”[…] Resistance, resistance […]” (4) grita una voz viperina en sala; una exhortación que se suma a las caras inquietantes y a la amenaza del martillo suspendido en el aire. El audio se trata de un extracto del vídeo-performance “The Red Tapes” (1977) del reconocido y recientemente fallecido artista Vito Acconci (USA, 1940-2017) que el artista Armando Rosales recupera procedente del Archivo Documental de la Sala Mendoza, que fuera proyectado en la Sala en 1996 y cuyo mensaje remerge en el presente con vigente actualidad.

Entre un juego de tensiones y vacíos, Armando prosigue su intervención site-specific. Confecciona una serie de instrucciones y bocetos por los que el depósito (armario) de obra viene vaciado y su contenido depositado sobre el pavimento. La obra disponible para la venta viene ocultada bajo una felpa, el martillo de subasta retenido y un gran orificio de forma circular se abre al espacio contiguo. De este modo, el espacio expositivo se descubre polivalente, como lo es la actividad de la Sala Mendoza, y el artista nos obligar a experimentar el espacio más allá de su función expositiva. Por cada momento de uso, es decir, cuando el personal de la sala precisa recuperar alguna de las obras allí depositadas, cuando transita por el espacio contiguo o de requerir el martillo de subasta, se suspende la lógica de exhibición de la sala y se cancela la ilusión propia y necesaria de la exposición.

En el ínterin, el visitante recorre el espacio, entre el desconcierto y la instigación de los cientos de caras sonrientes que no dejan de observarlo desde todos los puntos de vista posibles, abocándolo a la zozobra y el desasosiego.

Patricia Hambrona

__________

  1. PEREC, Georges. Me acuerdo [Je me souviens]. España: Contemporáneos Berenice, 2006 (1978); Me acuerdo 480.

  2. DORFLES, Gillo. Elogio della disarmonia. Arte e vita tra logico e mitico. Italia: Skira, 2009 (1986), p. 28.

  3. En correspondencia e-mail entre artista y curadora.
  4. Transcripción del extracto de audio de “The Red Tapes” escuchado en sala: “Live, love, love, desire, desire, hate, hate, revenge, revenge, remorse, remorse, repression, repression, relief, relief, resistance, resistance, fear, fear, despair, despair, rage, rage, rage. I, I have a statement to make, yes, I want to say something for myself, for me there’s no more room for feelings, I went through another room, for now I have the room for form. No! No! Cut! Cut! Cut! Right, right, begin again, begin again, let’s say, let’s say the Revolution has failed, ok, the Revolution has failed. Everybody: long live the Revolution, long live the Revolution. No! No! Cut! Cut!… Ok, ready, start here, start here”. Cuya traducción sería: “Vivir, amar, amar, desear, desear, odiar, odiar, vengar, vengar, arrepentirse, arrepentirse, reprimir, reprimir, aliviar, aliviar, resistir, resistir, temer, temer, desesperar, desesperar, enfurecerse, enfurecerse, enfurecerse. Yo, yo tengo una declaración que hacer. Sí, quiero decir algo por mí, para mí ya no hay espacio para los sentimientos, pasé hacia otro espacio, por ahora tengo el espacio para la forma. ¡No! ¡Corta! ¡Corta! ¡Corta! Bien, bien, empieza de nuevo, empieza de nuevo, digamos, digamos que la Revolución ha fracasado. Ok, la Revolución ha fracasado. Toto el mundo: ¡Larga vida a la Revolución! ¡Larga vida a la Revolución! ¡No! ¡No! ¡Corta! ¡Corta! ¡Corta!… Ok, listo, empieza aquí, empieza aquí”.

—–

Correspondencias de Ultramar #3: Pep Vidal & Armando Rosales

Sala Mendoza, del 19/08 al 07/10/2017.

Inauguración: sábado 19 de agosto, 11.00 am.

Dirección: Edificio Eugenio Mendoza Goiticoa, PB, Universadad Metropolitana, Terrazas del Ávila, Caracas.

Horario: De lunes a sábado de 8:30 am a 5:00 pm.

Redes: [Facebook] Fundación Sala Mendoza;  [Twitter e Instagram] @sala_mendoza

Your Commment

Email (will not be published)

F